Todo lo que debes saber sobre la Gastritis Nerviosa

Cuando llevamos en nuestras vida una carga importante de estrés, ansiedad, nerviosismo, puede afectarnos en muchas partes de nuestra salud, incluyendo la incidencia de malestares estomacales. Por eso en esta ocasión conocerás más a detalle lo que es la gastritis nerviosa, como puede afectarte el estrés y consejos como prevenir que esto suceda.


Gastritis Nerviosa todo lo que debes saber

¿A qué le llamamos Gastritis Nerviosa?



El estrés y los malestares estomacales mantienen una conexión muy estrecha ¿Quién no ha sentido dolor, indigestión o cualquier otro malestar gástrico cuando atraviesa por momentos de alta tensión emocional? En el que se desatan sentimientos de enojo, ansiedad, nerviosismo, depresión, etc.

A diferencia de la colitis nerviosa el estrés no es una causa directa de la gastritis pero si puede agravar los síntomas como el ardor o provocar una exacerbación de las úlceras en el estómago. Cuando esto sucede es a lo que comúnmente se le conoce como gastritis nerviosa.
Sin embargo, el estrés si puede llevarnos a un estilo de vida que bien podría ocasionarnos gastritis entre otros padecimientos más severos. 


Además de la Gastritis Nerviosa ¿En qué otra forma puede el estrés afectar la salud estomacal?


Un estómago sano posee una resistente capa de mucosa que lo protege contra los ácidos que el mismo produce. Cuando este revestimiento se inflama, se degrada o la acidez del estómago aumenta considerablemente las paredes estomacales que protege quedan vulnerables a la acción de los jugos gástricos.

Si atraviesas situaciones con alta carga emocional y padeces gastritis, puede aumentar la secreción de jugos gástricos, además de afectar la motilidad los músculos que trasladan los alimentos a través de todo el sistema digestivo. En este caso estamos hablando de un episodio de gastritis nerviosa en la que malestares como indigestión, dolor y ardor son comunes.

Ahora bien ¿Qué sucede cuando la carga de estrés es una constante en nuestras vidas o si tenemos alguna experiencia traumática? Esto nos puede llevar a realizar acciones que podrían ocasionarnos gastritis o empeorar nuestra condición en caso de padecerla.

Por ejemplo, imagina un escenario en el que tienes un trabajo de 9 de la mañana hasta que salgas (como entre 11 de la noche y 2 de la mañana) difícilmente podrás mantener una alimentación sana. Quizá tu desayuno consista solamente de una taza de café y algún pan si bien te va. Y ya no hablemos de las horas que pueden pasar sin probar un solo alimento durante todo el día.

Para finalizar, al llegar a tu casa en la noche te pones a revisar todos los pendientes para el día siguiente en lugar de ir a dormir y ya, cuando decides intentar conciliar el sueño resulta muy difícil porque solo consigues pensar en todo lo que te depara en la mañana.

Todo esto bien puede debilitar la salud de tu estómago a largo plazo, haciendo más susceptible la aparición de gastritis o úlceras e incrementando estos padecimientos si ya los tienes. 


Además, tanto el estrés como la mala alimentación, afecta nuestra capacidad autoinmune haciéndote más vulnerable al ataque de bacterias (como la H. Pylori entre otras) que afecten tu sistema digestivo. Sin mencionar todas las comidas que puedes estas realizando en la calle o establecimientos que no posean las medidas mínimas de salubridad.

En algunas ocasiones este tipo de vida tan estresante se manifiesta en otros estados emocionales como ansiedad, nerviosismo, depresión, angustia, etc. que pueden llevarnos a buscar ciertos “escapes”, como el abuso de alcohol, medicamentos, tabaquismo o el consumo de drogas.

Todas estas acciones van degradando la mucosa gástrica y alterando la acidez del estómago, junto con otros problemas más graves de salud que no son tema de este artículo pero que quizá ya conozcas.

¿Cómo escapar de la Gastritis Nerviosa y demás problemas gástricos ocasionados por el estrés?


Como ya viste el estrés puede afectar a la gastritis de dos formas: Directamente incrementando los malestares (gastritis nerviosa); e indirectamente a través del estilo de vida y acciones que conllevan la alta carga emocional.

Por tanto, controlar el estrés en nuestras vidas es muy importante para tener un buen tratamiento general de la gastritis o prevenirla, así como para evitar desarrollar otros malestares estomacales y de salud en general. 
¿Cómo puedes hacerlo?

Realiza ejercicio. El ejercicio es nuestra principal arma para vencer al estrés y traer equilibrio a nuestras vidas. Además de mejorar tu estado de salud tiene un efecto directo para controlar la liberación de hormonas de estrés y liberar aquellas que producen gozo.

Dedícate tiempo. Aunque tengas una vida muy ocupada como en el ejemplo que mostramos, es importante todos los días al menos 1 hora para hacer algo que disfrutes, lo que sea, como leer, ver televisión o simplemente sentarte y no hacer nada. De esta forma dejarás que tu cuerpo descanse de toda esa carga emocional a la que ha sido sometido.

Medita diario. La meditación tiene excelente beneficios tanto para la salud física como mental. Además no tienes que dedicarle mucho tiempo, con solo 10 o 20 minutos que le dediques al día es más que suficiente para empezar a sentir sus beneficios. También puedes aplicarla cada vez que te sientas agobiado por tu trabajo o cualquier otra situación que atravieses

Domina tu respiración. Existen muchas técnicas de meditación pero algo que todas tienen en común es el control sobre la respiración. Cuando dominas tu propia respiración obtendrás un control increíble sobre tus estados emocionales, sencillamente nota como respiras aceleradamente cuando te exaltas.

Ahora cuando esto suceda sostén la respiración unos segundos y exhala hasta que vayas disminuyendo su ritmo y con ello empezarás a recuperar el control sobre lo que sientes.

Práctica Yoga o Reiki. Existen muchas terapias alternativas que son excelentes para combatir el estrés y que han demostrado ser muy efectivas para aliviar malestares estomacales como la gastritis y colitis. Entre ellas el Yoga, el Reiki e incluso la acupuntura son las más recomendables y que puedes practicar fácilmente.

Toma terapia profesional. Cuando la carga emocional sea demasiada o estés atravesando por algún episodio traumático acudir con un terapista profesional (psicólogo) te será de gran ayuda para descargar todo y con su guía, conducir tu vida a un mejor rumbo.

Existen varias escuelas de psicología (Gestalt, Psicoanálisis, etc.) por lo que no todos los terapistas utilizan las mismas técnicas así que te tocaría realizar un poco de investigación para ver cuál sería la más adecuada para tu caso en particular.

Eso es todo, como verás, existen muchas acciones que puedes realizar para vencer a la gastritis nerviosa y evitar que el estrés te siga dañando.

También es importante que busques el tratamiento adecuado para la gastritis que podrías estar padeciendo, ya que como lo vimos anteriormente, en el caso de gastritis nerviosa el estrés es solo un detonante de los síntomas y te está indicando que tu mucosa gástrica no está del todo saludable.

Comunidad Google+ Únete